La parábola del caballo

Un campesino que enfrentaba muchas dificultades poseía algunos caballos que lo ayudaban en los trabajos de su pequeña hacienda. Un día, su capataz le trajo la noticia de que uno de los mejores caballos había caído en un viejo pozo abandonado. Era muy profundo, y resultaría extremadamente difícil sacarlo de allí.

El campesino fue rápidamente al lugar del accidente y evaluó la situación, dándose cuenta de que el animal no se había lastimado. Pero, por la dificultad y el costo del rescate, concluyó que no valía la pena, y pidió al capataz que sacrificara al caballo tirando tierra al pozo hasta enterrarlo. Y así se hizo.

A medida que la tierra le caía encima, el animal la sacudía. Esta se acumuló poco a poco en el fondo del pozo, permitiéndole subir. Los hombres se dieron cuenta de que el caballo no se dejaba enterrar sino que, al contrario, estaba subiendo, hasta que finalmente consiguió salir del socavón.

Si está “allá abajo”, sintiéndose poco valorado, y si los otros le lanzan la tierra de la incomprensión, del egoísmo o de la falta de apoyo, recuerde al caballo de esta historia. No acepte la tierra que tiraron sobre usted, sacúdala y suba sobre ella. Cuanta más tierra le lancen, más podrá subir.

Previous articleAscender por resultados
Next articleEl regalo furtivo

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Discover

Sponsor

Latest

Primero lo primero

“Buscad  primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Mateos 6:33 ¿Qué es lo primero que haces al...

Sinceridad: que sea tu estandarte

Sinceridad: Estaba vendiendo galletas en la calle y un señor me llama a comprar, justo en el momento que me acerco me dice: dame...

Tiende tu propia ropa

Tiende tu propia ropa: Estoy realmente agotada de lavar su ropa, lo peor es que paso horas en eso se me desgastan las manos,...

Negro o blanco, no gris

No me gustan los grises, esa siempre era la respuesta de Karen ante las situaciones que vivía, yo prefiero las cosas claras, eres cristiano...

Experto: no todo lo sabemos

Experto: Eso no es así, estás haciéndolo mal, luego que te equivoques no vengas a decirme que te ayude. Todos los días era lo...