MotivaciónReflexion

Confía en el Señor

confia

“En paz me acostare y así mismo dormiré, porque solo tú me haces dormir confiado”. Salmos 4:8.


Recuerdo un día cuando no había luz  en todo el país, mire por la ventana del apartamento  y vi dos cuadros diferentes, vi a unos niños jugar  tranquilamente llenos de risas y alegría  pareciera que para ellos no estuviera pasando nada, pareciera que para ellos estaba todo normal. Del otro lado  estaban los padres quejándose, angustiado, triste porque había muchas cosas invertidas y por falta de luz se estaban perdiendo, pensando en si esto sigue así que será del futuro de ellos y de sus hijos.

Saben me causo mucha curiosidad la actitud de los niños  y en ese momento recordé  este versículo “ De cierto, de cierto te digo que si no os volvéis como niños, no entrareis en el reino de los cielos” mateo 18:3. Nuevamente me imagine los dos cuadros, los adultos angustiados y sin poder dormir en la noche  por el futuro que se imaginaban, los niños  jugando y riendo y en las noches durmiendo muy tranquilos.

En mi imaginación me atreví a preguntarle a un niño y le dije; ¿porque estas tan alegre?, ¿por qué ríes tanto? ¿Por qué en las noches puedes dormir en paz? Mientras los adultos andan angustiados sin paz, inseguros por un futuro incierto. Recuerdo  esa linda respuesta que me lleno de paz; el niño dijo así “porque yo sé que mi papa lo resolverá”.

Entonces entendí, los niños confiaban tanto en sus padres  que podían estar en paz y dormir tranquilos porque sabían que al otro día sus padres resolverían el problema. Qué gran lección podemos aprender de los niños, el salmista David entendía esto y por eso el podía dormir tranquilo porque confiaba en el padre celestial.

confia¿Sabes porque nos angustiamos y nos atormentamos por el futuro? Porque confiamos en nuestras propias fuerzas y no en el poder de Dios, pero necesitamos confiar más en nuestro padre celestial, el es todo poderoso, para el nada es imposible,  y si esos niños confiaban tanto en sus padres terrenales que son malos, ¿cómo no confiar en nuestro padre celestial?

Jeremías 17:5,7,8

“Así dijo Jehová: Maldito el hombre que confía en el hombre, que pone su confianza en la fuerza humana mientras su corazón se aparta de Jehová. Bendito el hombre que confía en Jehová, cuya confianza esta puesta en Jehová, porque será como árbol plantado  junto a las aguas que junto a las corriente echara sus raíces, no temerá cuándo llegue el calor sino que su hoja estará verde en el año de sequia no se inquietara ni dejara de dar frutos”.

Por:

Wolfgang Pantoja
@wolfgdavid

Comment here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Menu