Reflexion

Callejeros con Fe

Dios cuando no habla, actúa. 

Hace como tres meses aproximadamente las calles de mi estado se llenaron de personas en los basureros buscando comida, personas que sin darse cuenta establecieron esta rutina de vida, muchos de ellos padres de familia, buscando en esas bolsas algo de comida. la fe.

Pasaban las horas del día y a cualquier hora podías observarlos, un día al sacar la basura converse con un señor que estaba en el lugar, un señor que al verlo pensarías que jamás comería de un basurero, el me comento que el era un cristiano y que también un callejero.

la feAl usar estas dos descripciones me sorprendí y sin pensarlo le pregunte: si no es incómodo ¿me gustaría escuchar su historia? Como buena psicóloga escuche lo que tenia que decirme sin prejuicios ni expresiones; “Soy un callejero porque el hambre me obligo y un cristiano por decisión, yo se que Dios me va a proveer aun en esta necesidad”.

La fe

Me quede sorprendida con esta exclamación y una lagrima salió de mí, algo que éticamente no es correcto, pero humanamente si, el señor me dijo: Hija no llore existen personas en el mundo que están peores que nosotros.

Esta historia puede no ser la tuya, pero este callejero aun cuando no tiene nada que comer en su casa confía en que nuestro Dios suplirá su necesidad, ¿Por qué nosotros dudamos muchas veces que no nos escucha?




Hoy recuerdo este versículo “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?” (Mateo 6:26).

Atrévete a ser un callejero de Fe, no necesariamente porque tengas que buscar allí en un basurero algo de comer, sino porque en cada camino que andes en cada paso que des tu fe sea lo primero que te inspire a seguir aun cuando creas que no puedes más, te lo dice alguien que ese día conoció a un callejero de Fe.

Psic. Simoné Armella

Comment here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Menu