El Rumor de 38 años que Jesús acabó

¿Y tú? ¿Oíste el Rumor?

En Jerusalén había un rumor que tenía muchos años y había trascendido de generación en generación. Las personas de ese sector vivían en una mentira, especialmente un hombre que tenía 38 años creyendo en este rumor. Hasta que, ¿adivinen?, Jesús llegó a ese lugar. 

¿Has vivido en una ciudad donde se tenga una historia particular que ha trascendido en los años? Yo sí. Yo crecí en un pueblo donde se rumora que está embrujado o hay alguna especie de maldición. Ya que en épocas de lluvias el agua cae desde los bordes del pueblo hacía afuera. Así mismo, cae sobre los pueblos vecinos ubicados alrededor de éste. Pero rara vez la lluvia toca este lugar llamado Yaritagua.

Una autopista nacional pasa justo a través de él y cuando viajas por ella. Puedes ver como antes de llegar al pueblo vas a una velocidad lenta. Ya que tanta agua te está impidiendo tu visibilidad en el carro. Una vez que pasas el cartel de “Bienvenido a Yaritagua”. Es ahí donde notas un sol radiante y un pavimento perfecto para seguir avanzado por la autopista. Pero una vez pasas el letrero “Vuelva Pronto” que indica que ya has salido de los límites del pueblo. La lluvia vuelve a caer con fuerza  sobre el pavimento y el vehículo. Las nubes grises vuelven a oscurecer y la visibilidad se torna nuevamente escaza. ¿Algo loco no?

El rumor de Jesús

En Jerusalén pasaba algo también relacionado con agua, pero en este caso no era una lluvia, sino un estanque. Este estanque se llamaba Betesda y quedaba justo en la Puerta de las Ovejas en Jerusalén. Resulta que este lugar se corrió un rumor que cada cierto tiempo venia un ángel a mover las aguas. Y cuando estas se estremecían los primeros que tocaran el agua eran sanados de cualquier enfermedad que tuvieran (Juan 5:3,4).

Luego imagínate la cantidad de enfermos que habitaban en ese lugar. La biblia menciona algunos de ellos, como ciegos, paralíticos, pero yo quiero que entres que contexto conmigo y te imagines ese lugar. Si en tu pueblo hubiera algo así, que otros enfermos hubieran?

En nuestros días, ¿cuáles enfermedades te imaginas que hubieran allí? Yo me imagino que estuviera lleno de personas con enfermedades. Tales como: cáncer, sida, sífilis, hepatitis, parálisis facial, derrame cerebral, insomnio anemia, alzhéimer, mal de Parkinson. Y sobre todo el planeta entero por Covid-19.

Historias que sorprenden

Dice la historia que allí había un hombre que prácticamente tenia media vida viviendo en ese estanque. Y no había tenido suerte 38 años allí. No había podido estar entre los primeros porque su condición de paralitico no lo dejaba descender al agua entre los primeros. (Juan 5.5). Me imagino la fe que tenía este hombre en ese rumor para estar allí tanto tiempo. Imagino que, así como él, había personas quizás con 3 días, 5 años, 11, 15, 18, 19, 25, y aun así esperaban su oportunidad de descender al tanque. Justo aquí quiero hablar sobre la primera reflexión y opinión sobre este rumor, si bien era cierto que un ángel movía esas aguas cada cierto tiempo, que cruel era se ángel.

De esta manera, tanta gente con tantos años enfermos esperando allí y él solo venia cuando podía o quizás cuando tenía un tiempo libre. Para mover las aguas y solo sanaba los primeros que tocaran el agua. Me imagino que los que tocaban el agua al mismo tiempo se sanaban juntos, pero si había una persona que tocaba primero que todas, solo una persona era sanada.

¿Por qué creaste ese chisme?

Algo realmente cruel, inhumano, insensible y completamente fuera de cualquier comprensión humana. Pero mi pregunta es, ¿realmente las personas eran sanadas? El que creó este chisme quizás fue un loco que quería jugar con la gente enferma y disfrutaba ver sufrir a la gente. La biblia no menciona un nombre, pero por las características tan similares al enemigo de las almas. Vamos a decir que fue la serpiente antigua quien creó este chisme para jugar con la gente.

Pero ¿saben qué? Llegó nuestro héroe Jesús a acabar con este engaño. Jesús pasó por este lugar y me imagino que al ver tanto enfermo le dio curiosidad. Se acercó, conoció la historia y quedó tan sorprendido como yo cuando la leí por primera vez. Así que Jesús en su inmensa misericordia dejo el rumor a un lado y empezó a preguntar quién era uno de los más antiguos. Al ver a este hombre acostado sin poder moverse, se enteró que tenía 38 años allí acostado esperando su oportunidad (Juan 5:6).

Se escribe fácil la cifra, pero 38 años no es cualquier cosa. Aquí me da algo de risa. Porque al enterarse la historia de este hombre y lo que había vivido por tanto tiempo, lo ve y le pregunta: ¿Quieres ser sano?. O sea, como es que un paralítico luchando 38 años por intentar sanarse, viene alguien y le pregunta, ¿quieres ser sano?. Bueno, este hombre quizás con alguna indagación o con sarcasmo responde: pero Señor, si tengo 38 años aquí y nadie me ayuda, siempre llega alguien primero que yo y aún sigo aquí (en palabras más entendibles a nuestra época).

Dios nos regala esperanza

Aquí viene lo que más me gusta de la historia, Jesús le dijo: Levántate, toma tu camilla y anda. Y dice la biblia que este hombre fue sanado al instante, tomó su camilla y anduvo. WAO! Que genialidad, que forma de romper mitos, chismes, historias sin fundamento y sobre todo rumores.

Más tarde, nuestro Salvador le dijo a un paralitico, que no podía moverse, solo hablar, LEVANTATE, que palabra tan fuerte para un hombre que no podía mover ni un dedo, TOMA tu camilla, quizás una orden fuera de lugar para alguien que no podía ni empuñar su mano, y la última, ANDA, que escandalo o burlas para los demás al oír esta orden hacia alguien que no solo podía mover sus labios. Pero no era cualquier voz, era la voz milagrosa de un Salvador real, no un simple cuento de hombre de la ciudad de Nazaret, sino que era la voz verdadera de nuestro Rey Jesús. Y al instante el hombre anduvo.

No sé qué necesidad tengas en este momento, sé que el mundo está pasando por situaciones difíciles, esta pandemia ha incrementado las necesidades y problemas en las familias de todo el mundo, pero, sobre todo, en países menos fuertes que ya venían pasando dificultades.

Esto es para ti

Mi mensaje para ti en este momento es que no seas como la gente de Jerusalén, que tenían a Jesús en sus tierras, oían de sus milagros, y preferían creer en un rumor, que al día de hoy no se ha verificado, que en los milagros tangibles, palpables y reales de Jesús. Hoy, Jesús también está en tu país, en tu ciudad, en tu pueblo y sobre todo en tu hogar.

Él está allí a tu lado preguntándote. ¿Quieres ser sano? Tu eres quien debe responder y dejar de colocar tu fe en las cosas del mundo, en lo material, en lo que llevas años y no ha funcionado, y poner esa fe ahora en Jesús. Él quiere sanar tu matrimonio, tu relación, tu enfermedad física, quiere ayudarte a recuperar tus hijos, quiere prosperarte, quiere devolverte tu trabajo.

Para finalizar, cualquier dificultad fuerte que te no deja dormir en paz, recuerda que Jesús está allí esperando que creas en él para decirte: LEVANTATE, TOMA TUS PROBLEMAS Y ANDA. Él quiere sanarte, cuidarte, ayudarte y sobre todo salvarte. Deja de creer en cuentos de barrios y empieza a creer en Jesús. Cristo es la solución para un mañana mejor.

Escrito por: Joshua Méndez / @joshuamn10

Te invitamos a que te suscribas a nuestra página web, y así cada vez que publiquemos puedas disfrutar de todo el contenido positivo y alentador que tenemos preparado para ti.

Suscríbete

* Campo requerido

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimos Post

¡No pierdas el tiempo! 10 CONSEJOS PARA ACTUAR Y NO QUEDARNOS EN EL INTENTO.

¿Qué estamos esperando para dar ese gran paso? ¿En qué estamos gastando el tiempo? Tiempo que debemos invertir en alcanzar nuestras metas,...

¿Mediocres por decisión o por miedo?

Cierto día, por medio de uno de los tan comunes grupos de redes sociales, saltó el tema de la política. Esto porque...

¿Evolucionista o Creacionista?

Vivimos los momentos más interesantes de la historia de este mundo. En todos los lugares y rincones del planeta, se puede ver...

El Rumor de 38 años que Jesús acabó

¿Y tú? ¿Oíste el Rumor? En Jerusalén había un rumor que tenía muchos años y había trascendido de...

¿Por qué nos da MIEDO arriesgarnos?

Miedo a salir de la zona de confort A veces hablando con mi hermana, familia y amigos sobre...