El regalo furtivo

Un chico había nacido con una enfermedad que no tenía cura. A sus 17 años, podía morir en cualquier momento. Siempre había permanecido en casa, al cuidado de su madre, pero estaba harto y decidió salir solo por una vez. Visitó muchos almacenes y, al pasar por uno de música, vio a una jovencita primorosa de su misma edad. Fue amor a primera vista. Abrió la puerta y entró sin mirar nada que no fuera ella. Acercándose poco a poco, llegó al mostrador donde se encontraba la chica, que lo miró y le dijo, con una sonrisa:

– ¿Te puedo ayudar en algo?

el regalo furtivo

Él pensó que era la sonrisa más hermosa que había visto en toda su vida. Sintió deseos de besarla en ese instante. Tartamudeando, le dijo:

– Sí, eeehhh, uuuhhh… me gustaría comprar un disco -y sin pensarlo, tomó el primero que vio y le dio el dinero.

– ¿Quieres que te lo envuelva? -preguntó la joven, sonriendo de nuevo.

Él asintió con la cabeza y ella fue a la oficina, para volver con el paquete envuelto. Lo tomó y se fue.

Desde entonces, todos los días visitaba la tienda y compraba un disco. La muchacha siempre lo envolvía, y él se lo llevaba y lo guardaba en su clóset. Era muy tímido para invitarla a salir y, aunque trataba, no podía. Su mamá se dio cuenta y le dio ánimo, así que al día siguiente él se armó de coraje y se dirigió a la tienda. Compró un disco y, como siempre, ella se fue a envolverlo. Él tomó el paquete y, mientras la joven no lo miraba, dejó su número de teléfono en el mostrador y salió corriendo.



Al otro día, repicó el teléfono de la casa y la mamá contestó. Era la muchacha del almacén, preguntando por su hijo. La señora comenzó a llorar y le dijo:

– ¿No lo sabes? Murió ayer.

Hubo un silencio prolongado, roto solamente por los sollozos de la madre. Días más tarde, la señora entró en el cuarto de su hijo. Al abrir el clóset, se topó con montones de cajitas en papel de regalo. Como esto le causó curiosidad, tomó uno de los paquetes y se sentó sobre la cama para abrirlo. Al hacerlo, un pequeño pedazo de papel salió de la cajita plástica. Era una nota que decía: “¡Hola! Estás muy guapo. ¿Quiéres salir conmigo? Te quiere, Sofía”.

Con emoción, la madre abrió otro paquete, y otro, y otro, y al hacerlo encontró muchas notas; todas decían lo mismo con distintas palabras.

Así es la vida: no espere demasiado para decirle a alguien especial lo que siente. Dígalo hoy: mañana puede ser muy tarde.

Previous articleLa parábola del caballo
Simoné Armellahttp://radioviene.com
Psicóloga, Conferencista y Animadora. Host en @radiocapitalar

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Síguenos

Patrocinante

Últimos Post

Ya es tarde ¿Dios te ha hablado y no lo has escuchado?

Solo una vez Ya es tarde: Existen cosas que solo pasan una vez, en una ocasión José me...

¿Personas de éxito? sigue y practica estos 20 hábitos

Las personas de Éxito y sus Hábitos Las personas de éxito que han llegado muy lejos en la...

Superar la depresión. Sigue estos 10 pasos para vencer el desánimo

Vencer el desánimo, No es un reto imposible Estás prácticas son recomendables para superar la depresión. Los desafíos...

Un nuevo comienzo. La despedidas y bienvenidas de la vida

“Te quiero por lo que eres y por lo que sueñas llegar a ser”, esas fueron las palabras de pablo para Sofia,...

¿Los cambios van de la mano de las actitudes? Es posible

Cambiar es posible, si se puede Estoy cansada de decirle a mi esposo lo que considero que esta...