¿La sonrisa tiene poder? vamos a descubrirlo!

El simple acto de estirar las esquinas de tu boca brinda una conexión instantánea entre tú y alguien más. No existen barreras de lenguaje cuando sonríes. Esa sonrisa en tu rostro es una luz que le comunica a las personas que tu corazón está en casa.

A un nivel más profundo, cuando sonríes estás provocando recuerdos menos serios dentro de tu cuerpo. No olvidemos que las expresiones faciales pueden influir en cómo nos sintamos al recordar situaciones que nos hicieron muy felices. Cuando las personas sonríen son felices, muy por el contrario si les empiezas a contar cosas terribles van a fruncir el ceño. En pocas palabras, si estás ansioso porque vas a pedir que te aumenten el salario, al hacer una llamada de negocios, o aún para decir una broma, trata sonreír; te ayudará a recordar cuando las cosas estaban bien.

Fíjense que se hizo un estudio con algunos estudiantes, les colocaban unas cómicas frente a ellos y para intensificar más la experiencia  les hacían sostener una pluma en su boca.  Se llegó a la conclusión de que no importa si lo haces realmente o si finges sonreír, de todos modos el efecto terapéutico es el mismo.

En el desarrollo de los niños, el acto de sonreír precede al de reírse. En la primera semana ya los bebés empiezan a sonreír; se empiezan a reír como a los 2 o 3 meses de nacido. Por eso cuando las personas experimentan mucho dolor deben empezar a sonreír aún cuando no tengan ganas de hacerlo. Les dejamos de tarea que vayan al espejo y sonrían dos veces cada hora.

Muchas personas comentan “No puedo sonreír, desde que estoy con este dolor crónico, ya no suelo divertirme como antes”. Ellos le echan la culpa al dolor. El dolor en realidad persiste más tiempo porque no se divierten. 

Fíjense que interesante Gelett Burgess este gran poeta que escribió “Nunca vi una vaca color púrpura” dice que cuando fue a realizar una presentación a París, estaba pasando por momentos terribles en su vida y cuando se presento ante el público no podía sonreír, sentía que no tenía la capacidad de hacerlo. Entonces les pidió a los presentes que sonrieran y al hacerlo todos, él se quedó sorprendido porque apareció en su rostro una gran sonrisa sin intentar hacerlo. Le tomaron una foto que apareció en una revista, y él la recortó y la colocó en un marco. También siguió tomando fotos a personas que sonreían y fue hasta un hospital y las coloco con el permiso del hospital administrativo para que la gente sonriera. ¡Y funcionó! Es más hasta se las enviaba a sus amigos que estaban deprimidos. La gente se sentía mejor al ver las sonrisas.

Es más amigos, sonreír estimula la glándula endocrina llamada timus, que contribuye a mantener el sistema inmunitario en óptimas condiciones debido a que los músculos de la sonrisa están conectados con el timus.

Vamos a realizar un ejercicio ahora mismo: Sonría a la cuenta de diez. Ahora relajen sus músculos faciales a la cuenta de diez. Repita este ejercicio divertido de sonreír una o dos veces más hasta que la tensión se disipe.

En los hospitales los pacientes comentan que una enfermera que sonría les hace sanar más rápido a diferencia de aquélla que es amargada y no sonríe. 

Sonreír aún cuando no sientas ganas de hacerlo, no solo te ayudará a sentirte mejor sino a conectarte con los demás. Se dice que una sonrisa no cuesta nada, pero brinda mucho. Enriquece al que la recibe, sin hacer más pobres a los que la dan. Toma solo un momento, pero el recuerdo dura por siempre”.

También se dice que “si puedes sonreír cuando todo anda de cabeza, deberías convertirte en un plomero que trabaja por tercera vez en un domingo”.

EJERCICIO PARA SONREÍR: 

SI DICEN QUE UNA SONRISA FALSA AYUDA POR IGUAL QUE UNA AUTÉNTICA PUES VAMOS A SONREÍR. SONRÍE. ¿CÓMO TE SIENTES CUÁNDO SONRÍES?

AHORA, FRUNCE EL CEÑO Y OBSERVA COMO TE SIENTES

OKEY. REGRESA A TU POSICIÓN NORMAL O LO QUE SEA. TAL VEZ TE DISTE CUENTA QUE ES MEJOR SONREÍR QUE NO HACERLO. Y TAL HASTA LO HAGAS MÁS A MENUDO.

SI TIENES PROBLEMAS AÚN PARA SONREÍR HAZ LO SIGUIENTE COMPRA UNA SONRISA DE 6” QUE VENDEN EN PAPEL CARTONCILLO CON UNA BANDA ELÁSTICA A LOS LADOS Y TE LA PONES CUANDO NO QUIERAS SONREÍR. TE VAS AL ESPEJO PARA QUE TE VEAS. REPENTINAMENTE UNA SONRISA AUTÉNTICA APARECERÁ BAJO LA SONRISA DEL CARTONCILLO.

 

Copyright © 2017 Radioviene.com  All Rights Reserved