En tierra ajena

Tierra ajena: Hoy en día donde los jóvenes emigran con tanta frecuencia, les puedo contar que estar en un lugar que no es tu lugar de natalicio es mas que un reto una aventura, donde la base es el respeto y la cordialidad, es complicado ver como jóvenes salen en el día a día salen de sus tierras, pero en un alto porcentaje se sienten decepcionados y abandonados.




Una amiga en una ocasión me dijo pase lo que pase no se te olvide que estas en tierra ajena, aunque te sientas molesta con ganas de gritarle a alguien tienes que poner tu mejor cara y decir hasta luego, no es fácil cambiar nuestro carácter, puede que nunca pasaste por la decisión de moldear tu carácter, pero de algo estoy segura si aprendes a hacerlo de joven cuando adulto lograras un crecimiento no solo económico sino personal.

Tierra ajena: pasa la batalla y gana la guerra

tierraLa vida nos puede mover tanto de lugar que un día puedes tenerlo todo y al otro no, por eso aprende a valorar los buenos momentos, aprende a recordar las risas y las tristezas como una palanca que te ayude a seguir.

En la biblia a diversos hombres Dios le coloco la prueba de empezar de cero en lugares desconocidos, entre ellos Noe que tuvo que construir desde la nada una ciudad, Abraham que saca a un pueblo lastimado a crear una nueva nación en lo desconocido, allí en estos pasajes Dios nos muestra que no será una tarea fácil pero que estará con nosotros.

Ser parte del pueblo escogido de Dios es aceptar que el esta contigo pase lo que pase, que las pruebas van a venir, pero tu arma secreta jamás va a fallar; se ejemplo de ese amor de Dios en las calles que te toque transitar, se amable y respetuoso como el lo fue con quienes lo juzgaron e irrespetaron.

Ten paciencia, se dice fácil pero no lo es, no sabes bajo que condiciones este la otra persona, ayúdalo a mejorar, pero no permitas que sea una piedra de tropiezo o tu lo seas para el porque en la vida pocos están para apoyarte y muchos para criticarte, pero eso no es lo realmente importante, lo que importa es que jamás pierdas la esencia de lo que eres.

Existe un pasaje bíblico que nos recuerda que la paciencia es la clave de la permanencia “Siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor” (Efesios 4:2) recuerda que muchas veces la clave no es atacar en la batalla sino en la guerra, si actúas con amor en las pequeñas cosas cuando vengan las más difíciles tendrás más fuerza para superarlas.

Psic. Simoné Armella
@soysimotiva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *