Luz en la oscuridad

Luz en la oscuridad: Cuando renuncié a mi trabajo decidí no pasar mas frente a ese lugar, pero mi compañero me decía: Tienes que pasar, tu no has hecho nada malo, por el contrario, si no pasan van a decir que tenían razón. Tenia aproximadamente 10 años trabajando para esa empresa y de la noche a la mañana decidieron recortar personal y me despidieron, sin motivos ni razones, luego a un amigo le hicieron lo mismo y al tiempo nos enteramos que colocaron personas nuevas en nuestro cargo, nos habían despedido era porque necesitaban las vacantes.



Luz es saber perdonar

LuzDesde ese día dije: no paso más, pero por insistencia de mi amigo un día pasamos y casualmente afuera estaba el jefe que nos había despedido, ¿sabes que fue lo peor? Nos miró como ladrones y se dio la espalda, con humildad dijimos adiós y nos retiramos.

Es complejo explicar lo que sentimos en ese momento, pero definitivamente, esa despedida nos mostro que realmente no era recorte era una estafa laboral para que ingresara otro personal, como le dije doctora: ¿cómo sonreír ante alguien que te causo daño?

Con esa pregunta abierta termino la consulta de mi paciente, realmente ser luz cuando observas una neblina puede ser una tarea difícil y parecer hasta imposible, sin embargo, Dios nos invita a ser Luz en la oscuridad. En Mateo 5:14-16 nos recuerda que: “Así brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas acciones y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. ni se enciende una lámpara y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en la casa”

No es fácil sonreír a quien te ha fallado o te ha lastimado, pero ¿te has preguntado cuan grande es su miseria? Las personas que no tienen a Dios en su corazón pueden herir sin sentir, pueden lastimar sin pensar o castigar sin mediar.

Sin embargo, Dios nos invita a ser luz, pero también nos dice en Mateo 5:44 “Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen”, estos dos versículos nos muestran que, aunque otros nos hagan daño debemos mirarlos con amor como Dios nos mira a nosotros.

Es fácil equivocarse, pero es de sabios perdonar, eso nos libera de emociones como odio, ira, rencor y nos llena de paz para levantarnos y seguir adelante, hoy cuando te toque ver a esa persona con la que no te llevas bien, recuerda: esa persona algún día podrías ser tú y te gustaría que si te equivocaste seas perdonado.

Psic. Simoné Armella
@soysimotiva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *