Sin trabajo: ¿Sin futuro?

Sin trabajo: ¿Qué vamos a hacer?, no tenemos nada, no tenemos trabajo, no tenemos dinero, la comida escasea, de verdad ya no se que vamos a hacer. Esa mañana Salome no sabia que iba a pasar con su futuro y el de su esposo, lo único que sabia era que las cosas no estaban bien, sin comida es difícil mantenernos por mucho tiempo.




Por más que le comentaba a su esposo lo que estaban pasando el no hacía nada solo decía que no debían perder la fe. Esa tarde con solo un pan en el estomago salieron los dos a buscar trabajo, realmente no sabían qué iba a pasar, pero de la mano iban caminando para poder solucionar, un amigo llamado Raimundo que había pasado por una situación similar les dijo: Nos vemos al salir del trabajo por lo menos agua les puedo dar.

Sin trabajo: Una situación difícil 

trabajoCon lagrimas y un poco de pena le preguntaron a un amigo más si podía por casualidad prestarles algo de dinero, el chico sin mucho tiempo de conocerlos les dijo: claro que sí, vengan que yo les puedo prestar, sin darse cuenta intentando comprar algo de comer el dinero en un día se les fue.

Esa noche al encontrarse con Raimundo, estaban con el estomago hecho trizas y aunque al salir de la iglesia habían salido con ánimos de salir adelante, el panorama no estaba aclarando, fueron al lugar donde trabajaba Raimundo a buscar agua, pero no fue posible puesto que el jefe estaba en el lugar, el joven apenado les dio la mano y un billete les entrego.

Aunque Salome y Juan se reusaron a recibirlo el joven se los entrego, al salir de allí contentos de que al menos panes podían comprar, una señora de un restaurante sin esperar nada a cambio agua y alimentos les pudo dar.

En esa noche fría un milagro ocurrió esa señora emprendedora con su esposo un músico talentoso, los abrigaron con sus platos de comida y llamaron a unos ángeles de Dios para que abrigo les pudieran dar, no solo eso ellos trabajos le podían ofrecer y una mano amiga para poder levantarse y salir de donde estén.

Muchas veces, pensamos que todo esta saliendo mal que las cosas solo nos pasan a nosotros, hasta es posible que creamos que Dios no ve lo que nos pasa, pero detrás de toda nuestra angustia, detrás de nuestros miedos allí esta Dios cuidando de nosotros.

En Lucas 12:24 dice: “Fijaos en los cuervos: ni siembran, ni cosechan; no tienen bodega ni granero y Dios los alimenta. ¡Cuánto mas valéis vosotros que las aves!, por lo tanto, confía que el conoce cada uno de tus pasos y sabe por lo que pasas, jamás dejara de alimentarte ni de cuidar de ti, solo debes confiar en que el esta ahí.

Psic. Simoné Armella
@soysimotiva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *