La distancia entre nosotros

La distancia entre nosotros se hace cada vez más palpable. Me siento sola, estoy alejada de Dios, cada cosa que intento hacer por más que la haga para acercarme a él, cada vez me alejo más y más, la verdad siento que mi relación con el esta quebrantada, tanto que a veces siento que no puedo contar con él, yo sé que Dios es Dios y que siempre esta, pero no lo escucho, me desespera su silencio, realmente siento que se olvidó de mí.




Cuando estoy en la universidad y viene un examen difícil, oro y ¿sabes qué? Igual salgo mal, estoy a punto de ser expulsada de la universidad, mi novio, bueno mi novio es otro tema, se la pasa todo el día de rumba en rumba, me busca y es tan alto su volumen de reguetón en el carro que ya ni me escucha, las peleas son interminables y la verdad tampoco me acerca a la iglesia.

Mientras más cerca, más lejos la distancia

distanciaEstoy preocupada, creo que ya no aguanto más esta situación, definitivamente estoy llegando a mis limites me siento tan sola. Esas eran las palabras de Mariana todos los días, a penas la veía comenzaba a llorar y solo repetía quiero acercarme a Dios.

Es difícil, vivir en una sociedad que día a día nos demanda trabajo, dinero, pagos, tareas, discusiones, soluciones, entre otras cosas más, hasta es posible que te sientas tan abrumado que lo único que pienses es descansar, ¿para que pararme e ir a la iglesia si puedo quedarme descansando?

Son preguntas que a diario nos hacemos, debatimos entre el día a día y la iglesia, hasta es posible que lleguemos a sentir que primero es el descanso y luego las cosas de la iglesia, ¿Cuántas veces hemos dejado a un lado las cosas de Dios por un descanso? ¿Qué pasaría si Dios tomara un descanso y se apartara de tu vida?

Cuando pasamos momentos difíciles somos rápidos para arrodillarnos y decir: ¡Señor ayúdame!, pero cuán difícil es arrodillarnos cuando todo va bien, es cuando empiezan las excusas y el mañana oro que estoy muy cansada, la vida es un vaivén de emociones y momentos, pero aun así Dios está esperando que te acerques en las alegrías y en las tristezas.

En su palabra te promete que si te acercas jamás te sentirás solo, “Esforzaos y cobrad animo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará” Deuteronomio 31:6

Psic. Simoné Armella
@soysimotiva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *