Bendice cada palabra que sale de tu boca

Bendice cada palabra, cuídala para que sean ejemplo de bondad. Es que en mi casa mis padres pelean demasiado, es que mis hermanos son un caos, sabias que mi mamá trata mal a mi cuñada, de verdad mi casa es un desastre. Ese era el mensaje diario de Gaby con sus amigas, todos los días un cuento nuevo de su familia.



En una ocasión me dijo: no entiendo como no consigo pareja si yo soy una buena persona, mi familia no mucho, pero yo sí, en ese momento le respondí ¿no crees que estas dando una mala impresión de ti?

Bendice tus palabras y cuídalas

bendiceCuando hablamos de nuestra familia, estamos hablando de nosotros, es posible que consideres esto un pensamiento nada adecuado, ahora detente un momento y dime algo ¿en ocasiones tus respuestas no son como la de tu mamá? ¿tratas a tus hermanos como quieren que te traten a ti? ¿pides ayuda tanto como la das?

En una ocasión escuche “Si no tienes nada bueno que decir de tu familia no digas nada”, utiliza cada palabra para bendición no para maldición, ¿quieres que hablen bien de ti? Habla tu bien de los demás y da el ejemplo.

La biblia nos aconseja un poco sobre esto en Santiago 3: 5 “Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!

Hoy por medio de cada palabra que sea pronunciada por tus labios enciende una luz en el corazón de otros y no una llama en un fosforo a punto de prender, cuida lo que hables, se ejemplo de bendición.

Recuerda que tu familia es tu familia y que las mejores familias no solo te enseñan lo bueno sino también lo malo, pero aprende de eso y no seas un mal reflejo al mundo de tu familia, se lo que quieres que otros vean en ella.

Psic. Simoné Armella
@soysimotiva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *