Riqueza: no proclames lo que no tienes

La riqueza siempre ha sido uno de los deseos más comunes del hombre: ¿Qué necesitas? Yo te lo compro, ¿Qué te hace falta? Para buscarlo, no te preocupes yo te ayudo a mi me sobra yo lo comparto. Esas fueron las palabras de Esteban cuando lo conocí, no sabia si lo que decía era cierto o no, pero era una persona muy desprendida.



Al poco tiempo pude notar una tristeza enorme que llevaba en su corazón, este hombre había perdido a su esposa y aunque proclamaba tener lo que no tenía, en realidad era un hombre en busca de atención en busca de aprobación.

Riqueza en la tierra, pobreza en el cielo

riquezaA los días pude notar que este hombre había dejado de creer en Dios solo alardeaba de su dinero y consideraba que con eso podía comprar el mundo, pero la biblia es clara cuando dice en Apocalipsis 3:17 “Porque tu dices: Yo soy rico y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y lo sabes que tu eres un desventurado, pobre ciego y desnudo”

Este hombre estaba ciego de tristeza, lleno de cosas banales que solo lo hacían ver desnudo ante una sociedad consumista, consideraba que no tenía necesidad, pero la mayor de sus necesidades estaba en su corazón, era un vacío que ni todo el dinero del mundo podía llenar, ¿sabes a que me refiero?, él tenía un vacío de Dios, de la única persona que podía sanar su duelo y hacerlo sentir rico aun siendo el hombre más pobre del mundo.

Una vez una colega me dijo: Los psicólogos somos sabios, pero más sabio es quien nos creó, al principio decía mi amiga siempre proclamando ser sabia, pero no entendía que lo que ella quería decir es que es mas sabio y poderoso quien te creo y te hizo libre.
No proclames riquezas cuando eres pobre de corazón y de espíritu, confiesa la necesidad del todopoderoso y eso te hará el hombre más rico y más sabio del mundo.

Psic. Simoné Armella
@soysimotiva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *