Palabras odiosas: veneno en el corazón

Palabras que pueden herir: ¡Hola Señor buenas tardes! ¿En qué puedo ayudarle? Deje la palabrería y me trae un café con un almuerzo, está bien señor estamos para servirle; estas palabras molestaron tanto a Sandra que empezó a llorar en la cocina y me dijo: Ya no puedo más, yo no merezco estos tratos de nadie.




Ella tenia como lema de vida “la palabra influye en el corazón de las personas”, cada vez que era tratada con palabras que no eran las adecuadas ella se quería regresar a su país, me contaba que ella tenia su consultorio que era médico, había estudiado mucho y terminado su postgrado, sin embargo, el dinero no le alcanzaba, decidió probar en otro lugar y trabajaba en un restaurante como mesera.

palabrasMis manos ya no son manos de médico, mi cabello despeinado, trabajo 12 horas diarias, las personas me tratan de manera grosera y me ofenden con sus palabras, realmente no conocen el significado de lo que dicen y de las actitudes que tienen contigo.

Escuchando esta historia recordé Proverbios 12: 18 “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espalda, más la lengua de los sabios es medicina al corazón”. Muchas veces las palabras que decimos muestran los deseos de nuestro corazón, hasta es posible que hieran a quien las recibe, cuando estamos discutiendo decimos cosas que realmente no sentimos, es probable que solo sean del momento, pero eso queda tatuado en tu cuerpo por días y muchas veces por años.

Hoy sal a la calle y mira con agrado a quien te acompaña, se paciente con quien no sabe como actuar, se amable con quien quizás no quiere trabajar, porque sabes quizás esa persona al recibir un buen trato de tu parte logre entender que no somos lo que vivimos sino lo que decimos.

Recuerda que las palabras llegan directo al corazón, quizás este en terapia intensiva necesitando sanar, coloca curitas y remedios, no molestes más la herida.

Psic. Simoné Armella
@soysimotiva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *