Tres a bordo

No te precipites

Las historias de amor son muchas a bordo, en ocasiones suelen ser repetitivas y hasta sacadas de un cuento infantil, pero la realidad de muchas de ellas es simplemente eso “Realidad”. Una vez llego a mi consulta Amado un joven músico y fiel creyente de la voluntad de Dios en su vida, me comento que sentía que Dios en cuanto a las relaciones de pareja a veces no era muy claro.




Al momento me sorprendí de ver como este creyente no creía la historia de su vida, pero siguió contando y menciono que Fabiana era la mujer que el amaba músico como el, su complemento puesto que la chica cantaba y el tocaba guitarra, pero cada vez que intentaba acercarse a ella de otra manera que no fuese amistad, recibía rechazos y miradas indeseadas de indecisión y miedo. Me canse y dije no más, si Dios quiere que sea ella lo será sin forzar las cosas.

A bordo

Con ojos enamorados e inseguros me miraba y solo repetía “yo confío en Dios”, poco a poco la vida de amado fue enlazándose mas a la música, se volvió su pasión y su amor, tanto fue así que junto a sus amigos y a Fabiana decidieron crear un grupo de alabanza, al pasar el tiempo su relación con la chica creció tanto que paso a ser una relación de tres.

¿Una relación de tres? Si es así, paso a ser una relación donde Fabiana y amado amaban tanto a Dios que el se coloco en el centro de su relación y hoy en día son novios con una mirada al matrimonio.

a bordoEl amor y las historias son diversas, quizás la tuya no se parezca a ninguna, pero ¿sabes que deberían tener en común todas las relaciones? Ser una relación de tres, eso fortalecerá su amor y afianzará su compromiso.

No te precipites ante una respuesta concedida por el miedo, ora y espera en el único que puede unir dos corazones y formar una relación de tres. No se te olvide este versículo “El amor todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta” (1 Cor. 13:7)

Psic. Simoné Armella

@soysimotiva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *