¿Por dónde empezar?

Permítete y permite

Muchas veces nos toca perder cosas para lograr entender, es como golpearte con la misma piedra hasta que te canses de sangrar; así de esa manera nos pasa una y otra vez las mismas cosas hasta que llega un punto en que no aguantas mas y te das cuenta.

Empezar

empezarEn ocasiones confié mucho en personas desconocidas con facilidad, me las presentaban y al mes ellas ya sabían mi historia de vida, me sucedió en dos ocasiones con amigas, cuando por discusiones sin sentido nos separábamos y se alejaban, me sentía expuesta ya que ellas sabían cómo herirme, esta historia me la contaba Sarai.

En este caso tenemos varias cosas que analizar, cuando estamos buscando aprobación de otros nos exponemos con facilidad, ¿en quién estas depositando la confianza? ¿Acaso esa persona actúa de la misma manera?

Las relaciones son complejas y en ocasiones bastante invasivas, pero eso ocurre porque tu eres quien lo permite, nadie actúa como quiere si no recibe lo que desea recibir. No confundas compañía con amistad porque no es lo mismo.




Una relación es una extensión de ti, ¿a que me refiero con esto? Elegimos amistades conforme a como nos sentimos en el momento, pero en ocasiones suelen ser solo amistades momentáneas, atrévete a vivir la aventura de conocer lo desconocido, pero que también otros se ganen la bendición de conocer tu aventura personal.

Muchas veces accedemos para que otros nos conozcan y hasta que opinen en nuestra vida, pero de esta manera también ¿nos permitimos conocer a esa persona?, establece límites con los otros, pero también contigo, no te expongas ante la critica de alguien que quizás te aconsejara desde sus vivencias y no desde las tuyas, acude al único que pase lo que pase jamás te juzgara, no te expondrá y te dará las respuestas correctas.

“Clama a mí, y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.” (Jeremías 33:3)

Psic. Simoné Armella

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *