Los sueños son parte de tu vida contada con primicia

Presta atención a lo importante

Existe algo que en mi carrera que amo con locura y son los sueños, ellos muestran el capitulo siguiente de tu vida con un poco de tu pasado, en una ocasión estaba realizando unas pasantías en un hospital, me acerque a un paciente de sala de emergencias, al conversar con el me cuenta su historia.

Los sueños

Por muchos años me dedique a la cosecha, eso me daba para vivir, pero sabe doctora llego un punto de mi vida que no me era satisfactorio trabajar de eso, sentía que no era lo que esperaba, estaba cansado. En este momento no se cómo explicarle, pero tengo un sueño que es recurrente y no me deja de dar vueltas por la cabeza.

Los sueñosCuando lo escuché me di cuenta que esto iba más allá, existía una piedra en su sueño recurrente en su cabeza, pesada y con un sol ardiente encima de él, intentaba escalar pero cada vez que lo hacia la piedra se colocaba mas pesada y el sol más caliente.

El sol simboliza la figura paterna y la piedra en este paso es su peso determinante en este punto de su vida, es algo que es importante que no puede dejar porque siempre lo lleva bajo el sol, es decir, bajo la crítica permanente de su padre; al leer su historia en la sala de emergencias te dabas cuenta que era un hombre casado con 3 hijos, viviendo en un lugar retirado de la ciudad, eso en este caso representa la piedra.



2
En diversos capítulos les he contado sobre la somatización de las emociones, cuando eso agrava una enfermedad o la produce, en esta ocasión el paciente prefería quedarse en el hospital que en su casa bajo presión y criticas permanentes.

Presta atención a tus sueños, son el reflejo de lo que estas viviendo y sin darte cuenta te esta advirtiendo para que te detengas y crees un mejor capitulo al día siguiente, en ocasiones Dios utiliza los sueños para que veas lo que no estas viendo. “Pero Dios vino a Abimelec en un sueño de noche, y le dijo: He aquí, eres hombre muerto por razón de la mujer que has tomado, pues está casada”. (Génesis 20:3)

 

Psic. Simoné Armella

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *