¿Mi vida o la de mi amigo?

Mi amigo: Podemos dar sin amar, pero no podemos amar sin dar

Existen amigos de años, amigos de momentos y amigos que parecen hermanos, ¿Qué clase de amigos tienes? En la mayoría de los casos tenemos los amigos que somos, porque eres espejo, pero también reflejo. Mi amigo
En una ocasión José le contaba a su novia, yo soy capaz de dar la vida por mis amigos, Sofia sorprendida le decía ¿y por mí?, por un momento todo se quedó en silencio y le contesto: si soy capaz de dar la vida por mis amigos imagínate lo que sería capaz de hacer por mi esposa. Mi amigo



En la biblia nos dice en Juan 15:13 “Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos”. Para muchos la amistad no es más que el compañerismo, pero para otros la amistad es trascendental.
Ese día José menciono: Se que en ocasiones mis amigos me han fallado, me han herido, hasta me han dejado solo, pero ellos para mí son mis hermanos y pase lo que pase contaran conmigo. ¿Cuántos amigos están dispuestos a dar su vida por ti? Puede que sea la pregunta que te estés haciendo, pero tu ¿estarías dispuesto a morir por uno de ellos, aunque te hayan fallado?

Mi amigo

mi amigoJesús sin importar lo que harías, murió por ti, murió por su amigo, aunque lo había negado tres veces, murió por el que lo entrego y le fallo, aun por los que no conocían murió, sé que para muchos esto fue una muestra de amor. Pero eso es la amistad un constante dar sin recibir nada a cambio, una constante entrega, aunque el tiempo no sea remunerado.
El principito uno de mis libros favoritos relata un poco lo que pasa hoy en día en nuestra sociedad “Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Compran cosas hechas a los vendedores. Pero como no existen vendedores de amigos se quedan sin amigos”.

Psic. Simoné Armella

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *