Terminar con lo malo

¡Para que lo bueno venga tenemos que terminar con lo malo! Gritaba un señor todos los días en la puerta de la empresa, ¡Para que lo bueno venga tenemos que terminar con lo malo!, repetía y repetía con frecuencia, en cierta ocasión Mariale llego molesta y decepcionada a la puerta de la empresa y el señor la detuvo y le dijo: ¡Para que lo bueno venga tenemos que terminar con lo malo!
Ella en ese instante se detuvo y pensó: ¿Sera que debo terminar con mi novio para comenzar lo bueno?, poner fin a las relaciones no es un trabajo sencillo, decir NO y marcar limites puede que no sea una opción, pero si no desarrollamos la habilidad de terminar con aquello que nos hace daño nos mantendremos estancados.

Terminar con lo malo




En la vida amorosa, el amor es reciproco, libre, con opción al rechazo y a la separación, porque si no se vuelve una relación robótica donde todo es mecánico y uno de los dos actúa en función del otro, cuando un amor es verdadero y real siempre debe tener espacio para la elección. A veces es mejor quitarnos de encima aquello que nos perjudica y darle paso a la verdadera felicidad.
Aprendamos a tomar decisiones correctas en el momento oportuno, recuerda que “Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7. Apodérate de las cosas buenas que están por venir, se luz en el camino de otros y atrévete a vivir la aventura de tener relaciones saludables.

Hoy en oración pídele a Dios fortaleza para mantener tus decisiones y dominio para no ceder ante las opiniones de otros. Permítele a Dios ser el director de tu barca o el piloto de tu avión, pero ten la seguridad que si lo invitas allí va a estar.

Psic. Simoné Armella

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *